Todos los horarios
A&EXTRAS

Con el demonio en el cuerpo

Las películas de terror en donde la gente es poseída por demonios y exorcizada abundan. Sin embargo, existen casos verdaderos, más allá de la ficción. Estos son algunos de los más espeluznantes y, queda hecho el aviso, a diferencia de muchas pelis, la mayoría no tiene “final feliz”.

Anneliese Michel:
es la pobre chica que inspiró la famosa peli “El exorcismo de Emily Rose”. Ella tenía epilepsia y algunas anomalías mentales. A los 16 años fue internada en un centro psiquiátrico, porque escuchaba voces, rechazaba los objetos religiosos y se tomaba su propia orina…. La Iglesia no quería autorizar el exorcismo, pero por suerte, dos sacerdotes aceptaron hacerlo a escondidas. Dejaron de tratar su epilepsia y Anneliese murió a los 23 años, por el agotamiento extremo. 

Clara Germana Cele: en 1906, Clara, de 16 años, estaba misionando en Sudáfrica, pero de pronto, no se sabe bien cómo, la chica se rebeló y en algún tipo de ritual satánico hizo un pacto con el diablo. A partir de entonces, empezó a entender idiomas que antes no conocía, a rechazar los objetos religiosos y conocer las historias y pensamientos de las personas. Clara fue exorcizada (con levitación y todo) y, a pesar de querer estrangular a un cura con su sotana, finalmente se logró expulsar al demonio de su cuerpo.

David Berkowitz:
fue un asesino en serie que dejaba notas en las escenas del crimen.  Cuando por fin lo atraparon, confesó que cometió los asesinatos poseído por un demonio. Lo condenaron a 6 cadenas perpetuas, pero modificaron su condena en 1990 al encontrar pruebas de que era parte de una secta satánica.

Arne Cheyenne Johnson: parecido al caso de David Berkowitz, el de Arne Cheyenne Johnson fue el primer caso de los denominados “demonio asesino”, es decir, aquellos en donde se supone que la persona mató estando poseída. Incluso llegó a pedirse ayuda a los famosos parapsicólogos “Ed y Lorraine Warren” (los de “El Conjuro”, ¿familiar, no?), y ellos determinaron que la posesión era grave. Sin embargo, el juez no estuvo tan de acuerdo y lo condenó a 20 años de cárcel.

Michael Taylor: en 1971, una mujer en Gran Bretaña acusó a su marido de serle infiel y, a partir de entonces, éste se empezó a comportar de forma tan violenta que ella sospechó que lo poseía algún demonio. Los sacerdotes escucharon y fueron en su ayuda, pero después de un exorcismo de un día, dijeron que el demonio (que se llamaba “El demonio asesino” seguía en él. ¿El resultado? Taylor asesinó brutalmente a su esposa y a su perro. El juez lo absolvió por demencia...


Fuente: paraloscuriosos.com
Imagen: Shutterstock.com