Todos los horarios
A&EXTRAS

Los 7 niños más siniestros de la historia

Un asesinato siempre es estremecedor, pero que el asesino sea un niño, es simplemente… ¡impensable! Por horroroso que parezca, más de uno de estos angelitos demostraron un costado macabro:

George Stinney: se hizo famoso por ser la persona más joven en ser ejecutada en los Estados Unidos, en 1944. A sus tiernos (bueno, no tan tiernos) 14 años, fue declarado culpable por la muerte de Betty Jane Binnicker (11 años) y Mary Emma Thames (8 años). ¿El motivo? Quería tener relaciones con Betty y ella se negó, su amiga Mary, cometió el error de estar allí.

Mary Bell: en 1968 fue encarcelada justo antes de su cumpleaños número 11, por haber estrangulado a un niño de 3 años, Brian Howe, al que además le cortó los genitales y el pelo. Más tarde volvió a firmar su obra de arte, dejando sus iniciales con una navaja en el cuerpo del pequeño.

Jesse Pomeroy: a los 12 años, mientras otros niños todavía jugaban felices con sus autitos, Jesse ya había comenzado a asesinar. En 1874 fue detenido en Massachusetts por el asesinato y tortura de 8 niños menores de 10 años.

Natsumi Tsuji: “¡Nada de bullying!”. Esta niña japonesa hizo que todos sus compañeros lo pensaran dos veces antes de dirigirle la palabra. A los 11 años degolló a una compañerita con un cúter en pleno salón de clase, porque ésta la llamó “gorda”.

Jordan Brown: en 2009, con apenas 11 años, asesinó a su madrastra embarazada de 8 meses y después se fue tranquilamente al colegio. Mejor eliminar la competencia de raíz.

Joshua Phillips: a los 14 asesinó a su  vecinita de 8, pero no sólo eso, sino que escondió el cuerpo bajo su cama por una semana, hasta que su mamá lo descubrió por el espantoso olor que emanaba su cuarto. Mientras la madre salía corriendo despavorida, Joshua aprovechó para apuñalar 11 veces el cuerpo.

Jon Benables y Robert Thompson: amigos siniestros como pocos, estos dos niños de 10 años, secuestraron, torturaron y mataron a un niño de 2 años, tirándole ladrillos y golpeándolo con una barra de metal. Después lo torturaron con baterías eléctricas.


Fuente: taringa.net
Imagen: Shutterstock, Inc.