Todos los horarios
SABIDURÍA ORIENTAL

La ciencia revela el secreto del mítico Golpe de una pulgada de Bruce Lee

El célebre Golpe de una pulgada, es decir, el que propinaba con un recorrido del puño no mayor a tres centímetros, es sin lugar a dudas una marca registrada del fenomenal Bruce Lee. Tomando ese mínimo envión, podía golpear a un hombre y hacerlo volar varios metros, pero ¿cómo es posible?

El secreto está en la mente: si bien el puño de Bruce Lee recorría una breve distancia, en tan sólo unas milésimas de segundo, su cerebro lograba coordinar el movimiento de prácticamente todo su cuerpo, comenzando por las piernas, que se estiraban con la explosiva extensión de las rodillas.

Jessica Rose, de la Universidad de Stanford, explica que este movimiento genera un rápido giro de las caderas, que a su vez alimenta la violenta extensión del codo del brazo con el que se golpea. Además, agrega la experta, Bruce Lee retiraba el puño casi instantáneamente, lo que reducía drásticamente el tiempo de impacto y comprimía la fuerza en un golpe aún más poderoso.

Entonces, cuando Lee terminaba de asestar el golpe, no solamente había empleado la fuerza de los músculos más poderosos de su cuerpo sobre una pequeña área de choque, sino que también había sumado la explosión de cada una de las articulaciones de piernas, brazos, caderas, rodillas, codos y muñecas.

La habilidad de coordinar todos estos movimientos en escasos milisegundos es conocida por la ciencia como neuroplasticidad, e involucra a la microestructura de materia blanca del cerebro. Así como la fuerza de los músculos, esta coordinación también requiere de un arduo entrenamiento, algo que, sin lugar a dudas, Bruce Lee realizó con pasión y esmero.

¿Conocías el golpe de una pulgada de Bruce Lee? ¿Crees que es posible derribar a un hombre con un golpe así?


FUENTE: Batanga.com
IMAGEN: Shutterstock