Todos los horarios
A&E EXTRAS

El caníbal japones que se convirtió en estrella

El relato parece sacado de algún extraño ritual de la antigüedad o directamente de alguna serie del momento. Pero lejos de la ficción, es real. El japonés Issei Sagawa puede dar fe. En 1981, el hombre se juntó con una compañera de facultad en su casa, y lejos de focalizar en temas académicos, la mató y luego se la devoró. Su historia inspiró libros, papeles en películas, cómics, canciones y él apareció en innumerables programas de entrevistas. Y por estos días, su crimen fue llevado a la pantalla en un documental titulado "Caniba", que es sensación.

Sagawa le pidió a la holandesa Renée Hartevelt que fuera a su departamento bajo la premisa de que necesitaba ayuda para aprender alemán. Ella aceptó sin saber que estaba yendo directo a una trampa. Cuando menos lo esperaba, el joven japonés sacó una pistola y disparó. Y luego comenzó a comer sus restos. Cuando el cuerpo de la mujer comenzó a descomponerse, el caníbal puso su cadáver descuartizado en dos valijas y los llevó a un gran parque en las afueras de París.

Pero no fue nada cuidadoso. El criminal sacó los restos de su víctima antes del atardecer, momento en que había mucha gente en el parque, y no se percató de que goteaba sangre a su alrededor. Rápidamente, testigos que se encontraban en la zona percibieron la siniestra situación y alertaron a las autoridades. La policía local acudió al lugar y Sagawa fue atrapado.

Sin embargo su condena no fue ejemplar: la Justicia le dio sólo dos años de cárcel. Después de su arresto, fue internado en un hospital psiquiátrico y permaneció allí hasta 1983, cuando los franceses lo enviaron de regreso a Japón. Y en su tierra natal, Sagawa lejos, de ser juzgado, se convirtió en estrella.

Videos A&E del mes: