Todos los horarios
A&EXTRAS

Historias de mujeres sádicas y asesinas

Hacedora de vida, símbolo de ternura, cobijo y dulzura, difícilmente alguien podría imaginar el rostro de una mujer cuando hablamos de despiadados asesinos seriales. Sin embargo, del siglo XVI a la fecha, la historia registra el caso de algunas de las féminas más despiadadas que jamás se hayan conocido.

 

  • María I de Inglaterra: la cuarta monarca de la dinastía Tudor fue implacable al momento de derogar las reformas religiosas que introdujo su padre, Enrique VIII, y devolver a Inglaterra a la órbita de la autoridad papal, hacia 1554. Durante este proceso, mandó a unos 300 religiosos disidentes a morir en la hoguera, lo que le valió el apodo de Bloody Mary, que significa Sanguinaria María, nombre que actualmente denomina al célebre cóctel.
  •  

  • Beverley Allitt: enfermera de profesión, esta inglesa coordinaba la unidad de cuidados neonatales intensivos del Hospital Grantham y Kesteven. En 1991, asesinó a cuatro niños, inyectándoles grandes cantidades de insulina, o burbujas de aire en el torrente sanguíneo. Además, intentó asesinar a otros tres pequeños y dañó gravemente a seis. Hoy, permanece internada en el Hospital Rampton Secure, en Notthinghamshire.
  •  

  • Gertrude Baniszewski: esta estadounidense fue hallada culpable del secuestro, tortura y asesinato de Sylvia Likens, una joven de 16 años que estaba a su cuidado. Con la ayuda de sus hijos y algunos jóvenes del barrio, torturaron prolongadamente a la muchacha, la mutilaron y dejaron morir de hambre. La prensa calificó este caso como "el peor crimen perpetrado contra un solo individuo en la historia de Indiana".
  •  

  • Myra Hindley: fue una célebre asesina serial inglesa, que en complicidad con su novio, el inglés Ian Brady, secuestró, torturó, violó y asesinó a una veintena de adolescentes y niños. Fue condenada a cadena perpetua, en mayo de 1966, y murió en la cárcel en noviembre de 2002. Brady se encuentra internado en un hospital psiquiátrico, sobreviviendo ya a varios intentos de suicidio y huelgas de hambre.
  •  

  • Marybeth Tinning: nacida en Nueva York, esta mujer fue condenada a 20 años de prisión por el asesinato de sus cinco hijos, a los que asfixió con una almohada. Según confesó a las autoridades, lo hizo por celos, aunque los peritos forenses la diagnosticaron con el Síndrome de Münchhausen por poder, un trastorno por el cual una persona, generalmente a cargo de un niño, o un hijo, genera lesiones en el menor.


FUENTE: http://peru.com/

IMAGEN: Shutterstock