22:00 hs
ANACONDA
00:00 hs
BULL
Todos los horarios
A&E EXTRAS

Matthew Shepard: el brutal asesinato que cambió Estados Unidos

Hace dos décadas, la muerte de un estudiante gay, que fue brutalmente torturado y abandonado en una pradera de Wyoming, conmovió a los Estados Unidos. Ahora que las cenizas de Matthew Shepard fueron trasladadas en una emotiva ceremonia, sus familiares y amigos lo recordaron con mucha tristeza y su caso volvió a resonar en la sociedad.

El 6 de octubre de 1998, el jóven de 21 años había entrado solo en un bar de la ciudad de Laramie. En el local Fireside Lounge, acabó conversando con dos obreros de su misma edad. Russell Henderson y Aaron McKinney, vieron a Matthew, de 1,58 metros y contextura delgada, como una presa fácil. Los asesinos lo convencieron de ir hacia el estacionamiento con el fin de robarle, y una vez que el joven subió al vehículo, McKinney sacó un arma, le pegó a Shepard y le quitó su billetera, en la que había US$20 y se alejaron en el carro. McKinney empezó a golpear a su rehén ferozmente con la culata del arma entre 19 y 21 veces. Los criminales robaron los zapatos de charol de su víctima y lo dejaron agonizando donde permaneció 18 horas atado a un tronco y expuesto al frío.

La noche siguiente, un adolescente lo encontró y dio aviso a la policía que rápidamente acudió a la escena y le practicaron maniobras de emergencia. Sus padres viajaron hasta el hospital del estado pero su hijo nunca recuperó la consciencia. Murió cinco días después del ataque. La forma en la que fue asesinado, indignó al país. Dos días después del fallecimiento de Matthew, políticos y celebridades se reunieron en las escaleras del Capitolio de Estados Unidos para participar en una vigilia multitudinaria. El entonces presidente, Bill Clinton, acusó a los atacantes de estar "llenos de odio”. En todo el país, se encendieron velas en vigilias similares.

Recientemente sus restos fueron enterrados en la Catedral Nacional de Washington, el hogar espiritual del país. Shepard permanecerá en la cripta del edificio neogótico junto a los restos del expresidente Woodrow Wilson, la académica pionera ciega y sorda Helen Keller, y el oficial de la marina del siglo XIX George Dewey. Se trata de un honor que no se ha concedido ni al mártir gay Harvey Milk, el político de San Francisco asesinado en 1977.

Videos A&E del mes:


Fuente: BBC

Imagen: Shutterstock